martes, 11 de agosto de 2009

Abrasado por el amor

Una luciérnaga macho volaba sin rumbo en una cálida noche del trópico buscando una hembra en celo para satisfacer sus ansias pasionales. Sentada en una banca del parque una hembra humana exhalaba efluvios inequívocos de luciérnaga hembra que lo embriagaron. El no lo sabía pero era el perfume de moda. Observó como arrojaba al piso lo que él creyó que era una hembra de su especie y se arrojó sobre ella para poseerla. En sus últimos estertores sintió como ardían sus entrañas, quemadas íntegramente por la brasa de la colilla del cigarrillo que confundió con una amante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada