domingo, 10 de agosto de 2014

LOS TRES MOSQUETEROS SI ERAN TRES



Desde que era un niño escuché, a manera de chiste, a veces y otras muy en serio que LOS TRES MOSQUETEROS eran cuatro y eso no es cierto, Alejandro Dumas sabía lo que hacía cuando tituló su muy leída novela de esa manera. Los tres mosqueteros eran Athos, Portos y Aramis. Los mosqueteros del rey era un cuerpo militar de elite en la Francia de los siglos XVII y XVIII y, digámoslo de esta manera, eran los guardaespaldas del rey de turno. Dicho cuerpo duro unos dos siglos.
Como toda entidad militar que se respete, tenían un severo entrenamiento y, claro está, una jerarquía. D´Artagnan, en la novela era un simple muchacho de la provincia de Gascuña que llega a París con una carta de recomendación de su padre para el capitán … quien lo acepta como cadete de mosqueteros  y es aceptado por los tres ya nombrados (después del reto a duelo tan conocido con cada uno de ellos y el desenlace cuando se encuentran con la guardia privada del cardenal Richelieu).
Digamos que es un mosquetero ad honorem pero eso no le confiere el grado de tal. Debe pasar la etapa de adiestramiento y las pruebas requerías para convertirse en mosquetero. Es como si un muchacho de un pueblo colombiano ingresa a la escuela militar de cadetes y entra con el grado de teniente, no señores es un cadete raso y este es el caso de D´Artaganan.
La siguiente novela VEINTE AÑOS DESPUÉS ya lo muestra como un mosquetero con todos los requisitos y a causa de sus servicios el Rey Luis XIV lo asciende a teniente del cuerpo, después de la batalla de La Rochela logra subir a capitán y, en la última parte de la saga, o sea la tercera novela, por si acaso muy extensa; unas dos mil páginas en dos tomos; (en el segundo tomo de EL VISCONDE DE VRAGELONE) en pleno campo de batalla recibe un mensaje del rey en que se le comunica que es ascendido a mariscal de los mosqueteros, eso significa el grado más alto de esta cofradía y el jefe de todos los mosqueteros de Francia.
Pero el destino de este simpático mosquetero se trunca y se lleva su felicidad cuando una bala perdida le quita la vida. A propósito, en esta última novela mueren los tres mosqueteros originales pero no les quiero quitar el placer de leer los tres libros que, en edición completa, suman unas cuatro mil páginas de una trama absorbente y genial. O de pronto si, en otro artículo narro como terminaron los tres mosqueteros de la primera novela y con detalles la muerte del señor mariscal D´Artagnan. Casi nadie sabe como murieron y me encantaría contarlo.




Edgar Tarazona Angel


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada