lunes, 23 de marzo de 2015

LOS MELÓMANOS MODERNOS


Se dice que melómano es un ser con gusto desordenado por la música: eso es lo que dice la RAE y se puede deducir de sus raíces griegas. No soy melómano, ni erudito en música: soy una persona que disfruta escuchar los sonidos armónicos y melodiosos de los géneros musicales sin distingos: y eso no significa que me agrade toda clase de música. En este artículo quiero referirme a esas personas que presumen de un gran gusto musical y conocimientos profundos de este arte para descrestar oyentes o apantallar a los mismos. Lo paradójico del asunto es que esas mismas personas se creen su propio cuento.
En asuntos del arte; que todavía no ha sido definido porque hay demasiadas definiciones; el consenso popular y generalizado es que lo bonito y lo que me gusta es arte y lo que no encaja en estos dos parámetros no lo es. En este orden de ideas los géneros se mezclan y se confunden y la mal llamada música clásica para los melómanos de ocasión se limita a Richard Clayderman, Frank Pourcel,  Liberace y Andre Rius entre otros, que han seccionado obras de la gran música y las han popularizado.
Antes dije la mal llamada música clásica porque esta música tiene varios periodos: barroco, clásico, romántico, nacionalista, etc. y los músicos también nombrados anteriormente toman compases aislados de las grandes obras y con unos “arreglos” graban los discos y complacen el gusto “exquisito” de los amantes de la música  de todos los tiempos.
Escuchar unos apartes de Para Elisa, de la Quinta sinfonía de Beethoven, de las estaciones de Vivaldi es como casarse con un brazo de la mujer amada y desechar el resto. Y esto es válido para otras manifestaciones del arte. La música es buena, dicen los melómanos, si a la persona le gusta, le parece agradable, la emociona o es bonita; de otra manera es mala o fea. Ya lo dije en otro artículo: el arte no es democrático y por más votos a favor que tengan Don Omar, Balbin, Pipe Bueno o cualquier artista popular, jamás podrán catalogarse como mejores músicos que los grandes maestros.
Las obras de arte trascienden los límites del tiempo y el espacio, por eso son inmortales. La música popular es de moda, de momento y esto se aplica a todos los géneros musicales. The Beatles partieron la música en dos y hoy, medio siglo después de su aparición se siguen escuchando pero,  ¿Quién se acuerda de Los Chamos, de Menudo, etc.?, muy pocas personas y así se podría alargar la lista porque también hay clásicos populares como Lucho  Bermúdez, José Barros, Pérez Prado que siguen vigentes a pesar del tiempo. Lo mismo puede decirse de muchos grandes de la música popular de diferentes géneros como Carlos Gardel, Pedro infante, Louis Armstrong, Ella Fitsgerald, Frank Sinatra, entre otros que han superado las barreras y han trascendido.
Los nombro para que no se piense que sólo me refiero a la llamada música clásica. Y es que el impacto de un cantante o de un género hace que las multitudes acepten esa persona o esa manifestación como lo máximo porque se dejan llevar de las emociones y así se ha quedado el Reggeton, este ritmo fastidioso que, en opinión de entendidos del arte musical, no es música, ni que decir del hip hop y los demás ritmos urbanos que inundaron las ciudades, las emisoras y todos los medios de comunicación.
Este es un viaje sin retorno porque cada día los seres humanos del planeta son más perezosos e inmediatistas y se aferran a lo que les ordenan los gurúes de las comunicaciones que nada tienen de gustos artísticos y Lady Gaga, Madona o cualquier ídolo del momento vende más discos que todos los clásicos juntos que deben estar revolcándose en sus tumbas.
Me excusan si ofendí emociones y sentimientos pero necesitaba exorcizar unos demonios musicales que me estaban mortificando los oídos.

Edgar Tarazona Angel

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada