viernes, 31 de julio de 2015

EL MALHABLADO O LENGUA BRAVA


Cada vez que pronunciaba la menor frase intercalaba palabras de esas que denominan de grueso calibre, groserías, verduras, ajos o como se les quiera llamar, en este país les decimos simplemente madrazos o hijueputazos, y pare de contar; eso era lo que escuchaba la gente; los que teníamos un mínimo trato con él conocíamos más, mucho más. Es que el tipo hablaba lo que pensaba, mejor dicho pensaba en voz alta y lo que pensaba no era muy diferente de lo que su vocabulario reflejaba.
En cualquier corrillo, de esos que abundan en los pueblos,  donde se comenta de todo y hasta se arreglan los problemas más graves de las relaciones internacionales se le oía decir al “Lenguabrava” (que pena, no se lo había presentado):  “A esos hijueputas lo que les hace falta es plomo, bombas… unos diez mil muertos y se calman los malparidos”, refiriéndose a un problema limítrofe, “A los gringos toca es que los maricas chinos les vuelvan mierda el comercio internacional y así si afinaban los monitos …” y por ese estilo eran sus expresiones y comentarios
Mujer bonita que pasaba, mujer que le alborotaba los instintos y lo dejaba diciendo lo que pensaba hacerle cuando se le presentara la oportunidad. Por fortuna para ellas, que yo sepa, jamás se dio la ocasión con ninguna. A una chica con el trasero más hermoso de esos contornos la veía y comentaba: “Esa niña no debería cagar por el culo, como va a untar de mierda esa obra de arte”; mujer con un cuerpo atractivo le decía en su propia cara: “Adiós, buen polvo” y en cualquier acto social donde pudiera colarse, porque nadie lo invitaba, soltaba los comentarios más devastadores que puedan imaginarse; una dama, de la alta sociedad pueblerina, le dio por preguntarle que sería un granito que tenía en la lengua, “Lenguabrava” observó y le dijo muy serio: “Eso es un chancro… de tanto mamarlo”. La pobre señora casi se desmaya pero él, continuó su recorrido por la sala, como si hubiera hecho un comentario que no se salía de lo normal.
Y su forma de saludar era (o es porque no he sabido de su fallecimiento) de campeonato, y saludaba de rapidez como masticando las palabras para que no alcanzaran a captar con exactitud lo que decía; escuchen, nada más, la traducción está entre paréntesis:
“¡Güevas noches, culo están!” (Buenas noches, como están); “Se me alarga la verga” (Me alegra verla); “Buenas las tengan todas y que duerman como las jaulas” (con el pájaro adentro, agregaba en voz baja), “Que pasen una buena noche… o que duerman”. Todo lo que decía tenía un doble sentido malintencionado, sexual, morboso. Y miren como se transformó el asunto, no crean que para bien, ¡Qué va!, en esta pequeña ciudad donde pasa de todo pero muy de vez en cuando, apareció una española igual o peor de maldiciente que “Lenguabrava” y su disculpa, al comienzo, porque después a los dos les importaba un comino lo que pensara la gente, “es  que en España todos hablan como les venga en gana, tío, no como vosotros, vamos, que pensáis que puedan decir los demás, joder”
Como si se conocieran de toda la vida, desde que apareció la ibérica se hizo inseparable del local y se sabía dónde ubicarlos por las carcajadas desaforadas y la lluvia de vulgaridades que desataban porque no podían soltar una frase sin intercalar una palabra soez donde se mezclaban las maldiciones nativas con las de la madre patria y el gilipollas, coño, la polla, el pito se mezclaban con el güevón, la verga, la chimba y todos los sustantivos y adjetivos que han florecido a lo largo de los siglos para referirse a los genitales. Ambos se cagaban en la hostia, le daban por culo a los nativos, iban a por la madre que os pario malparidos y así soltaban el sartal de expresiones que se hizo corriente donde se encontrara la pareja pero que nadie aceptaba. Claro a ella también le acomodaron su mote: “Lenguafina” y ya se hablaba del “hermoso matrimonio” entre estas dos lenguas viperinas  y la imaginación los llenaba de hijos que conformarían una “Academia de la lengua” municipal.
Cuando las personas conviven durante cierto tiempo se mezclan las costumbres, sobre todo las malas y, por encima de todo, las expresiones lingüísticas, de manera que la pareja resultó hablando un revuelto idiomático del carajo. Ella pronunciaba su español como lo que era,  una española, con ese deje en las ces y las zetas,  pero el bestia de “Lenguabrava” que a duras penas aprendió el abecedario hablaba como un español falsificado y a todo lo que le sonara s le daba el acento de su amada y hablaba con el plural de la segunda persona en una forma muy cómica, “Todos vosotros ereis unos malparidos”, decía, y nosotros jajaja; “aprenderéis de mi a hijodeputiar correctamente, atorrantes”, jajaja; “no ereis más que un atajo de asnos gilipollas y unos follones depravados” y el mismo se desternillaba de risa con el coro de la “Lenguafina” que le decía “ay, querido, que de vuestra madre no sacaste ni mierda…”. Lo decía porque la vieja fue maestra de escuela y el burro jamás pudo terminar la primaria.
Eso de pareja era un decir, vivían en la misma casa y andaban como la uña y el mugre pero nunca tenían una manifestación de cariño en público, y supimos que en la casa de la maestra (la madre de él) dormían en alcobas separadas. Causaba curiosidad que ninguno de los dos soportaba que alguien del sexo opuesto se acercara al otro. “A donde vais, zorra de mierda, que se muera la madre que te pario si le tocas un pelo”, decía la española cuando cualquier mujer del pueblo se aproximaba al hombre; y él, “Quieto don hijueputa, qué se le perdió, cambie de rumbo marica o le rompo la jeta”, todos pensábamos ¿Qué, y eso qué?, pero años después descubrimos que era su forma de manifestar ternura; con su lenguaje desmadrado, su desfachatez para expresarse y su manera grosera de hablar de todo, incluidas las madres que los parieron y Dios, sentían una atracción total el uno hacia el otro, total, sin resquicios, sin concesiones a  la deslealtad.
Y miren que vaina tan curiosa, eran creativos, muy creativos… a su manera, claro está y cuando supieron que los llamaban “Academia de la Lengua” lo tomaron en serio y a transformar el idioma se dedicaron en cuerpo y alma. Cada semana sacaban una nueva norma idiomática, bueno, digo norma porque ellos simplemente soltaban el chorro de su verbo desaforado y  toda la juventud del pueblo adoptaba sus expresiones al lenguaje cotidiano con el beneplácito de toda la muchachada y el escándalo de los mayores comenzando por el cura y el alcalde. La primera innovación se dio en las palabras terminadas en culo, ellos dándoselas de bienhablados decían vehiano, forunano, fasciano por vehículo, forúnculo y fascículo; y se paseaban orondos, orgullosos por su aporte a la sagrada lengua de Cervantes. La alegría no duró demasiado porque en pocos días dieron vuelta a la reforma y todas las palabras terminadas en ano cambiaron a culo como enano, rábano, banano y todas las que ustedes conocen quedaron como enculo, rabaculo, banculo, etc. Todas, si, todas.
En otra temporada decente decidieron acabar con la costumbre de los raizales de pronunciar la elle como ye:  cabayo, cabeyo… y cogieron la costumbre de decir: durante  la tormenta calló un rallo, quiero un cuaderno rallado, la llegua es la mujer del caballo, las ballonetas son armas que lla no se usan, jajaja, que benditos, nosotros, los no tan jóvenes pero tampoco veteranos, reíamos con disimulo si había gente respetable pero a carcajadas si estábamos sin testigos y decían coplas de todo calibre que soltaban con especial veneno cuando había damas decentes presentes: “Si el gordo Nerón mató/ de una patada a Popea,/ fue porque ella le prendió/ una infame gonorrea”, declamaban con un gusto de mejores destinos y no quiero decirles más coplas para no escandalizar a nadie, en el pueblo ya estábamos acostumbrados,  y es que hasta las adivinanzas eran de grueso calibre… y en verso: “En libros escrita está/ como santa y muy doncella/ pero a la hora de la verdad/ todo el mundo abusa de ella”, y esta otra: “A las muchachas les llega/ porque ya tienen la edad/ y si les llega a las viejas/ es una anormalidad/ ¿A que no las pescaron?, bueno, otro día les digo la solución, pero no sean mal pensados.
Lo cierto es que a la Academia decidieron expulsarla del poblado con la alegría de algunos y la tristeza de la mayoría (los niños, los jóvenes, los solteros y los forasteros), en un sitio donde nunca pasa nada es una dicha tener personas o situaciones que rompan la monotonía de esos días eternos. Dejaron los recuerdos de sus dichos, sus coplas, las canciones que dejaban con la música pero con letras de su autoría y un vacio más grande del que hubiéramos creído. 
Debieron pasar varios años antes de tener noticias de Pablo y Magdalena, que así se llamaban y nadie lo supo hasta que leyeron el edicto de su expulsión, anunciaron su visita al pueblo por medio de unos carteles que pegaron por todas partes; los postes del alumbrado público, las paredes disponibles, las carteleras de las escuelas, en las tiendas y tabernas, por todas partes; Pablo y Magdalena venían por un solo día a compartir con nosotros sus palabras y nos dijimos “alistemos grabadoras”, “yo hago la filmación” y el otro, y yo los convenzo para que se queden varios días en mi casa… y así todos revivimos la imagen de la pareja y sus años entre nosotros.
El día de su presentación el destartalado campo de deportes se llenó desde temprano, todos estábamos con el ánimo dispuesto y la risa a flor de labios; algunos se ayudaron con licor, otros con grabadoras portátiles y la música de “ellos”, cuando llegó la hora del Show todo el mundo quedó pasmado, quieto, como paralizado… esos dos no eran, o bueno, si eran… pero no, que vaina tan rara. Esperamos las primeras palabras de “Lenguabrava” y quedamos fríos, si mis hermanos, fríos… perdón, es que lo de mis hermanos lo dijo él y a continuación llamo a su santa esposa y pensamos “esto es parte del espectáculo y nos dispusimos a reír, ahora sí, y no joda, sale la española, la “Lenguafina” con una cara de yo no fui y con un libro enorme sobre el pecho, mientras lo sostenía con los brazos cruzados sobre él.
“Vosotros sabéis que lo nuestro son las palabras –dijo- y con mi queridísimo esposo –siguió diciendo, hemos venido a traeros la palabra verdadera, el Mensaje, la palabra de la vida” Ahí sí que empezamos a entender, el libro era la Biblia y a estos alguien les había lavado el cerebro; bueno, dijimos después del aburrimiento de esas dos horas interminables, estos dos se salvaron pero el pueblo se jodió sin tema de conversación.
Edgar Tarazona Angel


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada