jueves, 28 de mayo de 2009

HA MUERTO LA QUIMERA

Dejo mi arco en la orilla de mis tristezas; las flechas atraviesan tus dulces besos de muerto, las palabras no dichas /fantasmas de tu alma. Ya ves… envejezco desde fuera he puesto en el carcaj, tu recuerdo, para cuando ya no me nombren; dentro, muy dentro de mí, cenizas de sueños cubren el paisaje decadente de mis noches, donde cada mañana, me vivo más muerto. /en el espejo donde no habitamos. NAMID AMADOR

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada