lunes, 18 de mayo de 2009

No dejes que se apaguen mis palabras

No dejes que se apaguen mis palabras y ayúdame a grabarlas para siempre; que cada letra encuentre su destino impreso en blancos papeles de alquimista. Déjame quitarle a tu tiempo las horas que robé a mi sueño para plasmar en palabras el vuelo de tantas mariposas muertas y muchos cielos, a veces despejados, a veces tormentosos y turbios. Tantos cielos... y tantos mundos inmensamente bellos y solos. Hay personas que no alcanzo o no sé detenerlas porque pasan como estrellas fugaces y se rompe el sueño. Regreso al mundo... y de nuevo otra noche y otro sueño y otro viaje detrás del rastro de cometa sideral

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada