miércoles, 1 de junio de 2011

ADIOS SIN RETORNO



Llegó el momento del adiós… ese instante en la vida de una pareja que llega casi siempre, aunque no se quisiera que llegue. Se miraron a los ojos, sin rabia, más bien con una tristeza infinita y sin decir palabras se tomaron de las manos… por última vez, y unieron sus  labios en un beso triste para sellar la despedida.
Rocío sabía que su amor nunca terminaría pero no estaba segura de las razones de su ´pareja, en algún momento de esos cinco años de convivencia ni una nube oscureció el cielo de su amor sincero.
Sucedió, apareció la persona que dio a su alma gemela lo que ella no podría darle jamás y con los ojos anegados por las lágrimas soltó las manos de su gran pasión:
- Adiós mi amor, susurró.
- Adiós Rocío, te recordaré por siempre, pero compréndeme, no puede ser… mi mayor deseo es tener hijos…
- Te comprendo mi corazón lindo, y nunca podremos tenerlos. Adiós Susana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada